Puerto de La Valeta, en Malta

La Valeta

Navegando al sur de Sicilia y a unos 90 kilómetros de Italia, llegaremos a Malta, un archipiélago en el centro del Mediterráneo y que tiene a La Valeta, como su capital, Patrimonio de la Humanidad desde 1980. La llegada al puerto de Malta es muy bonita así que ese día lo mejor que puedes hacer es subir a cubierta para no perdértela. Las otras dos islas del archipiélago maltés son: Gozo que se caracteriza por la pesca, el turismo, la artesanía y la agricultura y  Comino que está prácticamente deshabitada. Jean de la Vallette, fundador de la ciudad le dio el nombre a la capital maltesa. Además era miembro de la orden de los Caballeros de San Juan de Jerusalén o como se les conoce popularmente, Caballeros de Malta, que gobernaron durante mucho tiempo la isla. El nombre de la isla procede de los fenicios que la llamaron Malat (refugio seguro). Cuando llegues al puerto de La Valeta podrás ir caminando hasta el centro de la ciudad por una subida que hay a mano derecha nada más salir del puerto y que te lleva a la Plaza de la Fuente del Tritón, entrada de la ciudad. Si no tienes ganas de caminar un taxi te costará muy poco, pero igual terminas contratando un tour porque el taxista te intentará convencer.

La Valeta

En la Plaza de Tritón, de donde parten todos los autobuses (son muy baratos, menos de 60 céntimos el billete), tienes que cruzar la puerta (City Gate) para entrar en la ciudad y en la Calle de la República (1,5 km de larga), eje principal de La Valeta y por donde se puede caminar hasta el Fuerte de San Elmo, sede de la policía y Museo Nacional de la Guerra (1552). Pasaremos por el Museo Nacional de Arqueología, la Iglesia de Santa Bárbara, del siglo XVIII y la Co- Catedral de San Juan Bautista, con un interior que es obra maestra del barroco. Antiguamente había sido la Iglesia de los Caballeros y en el suelo hay tumbas de mármol de Caballeros de la Orden. También hay dos cuadros de Caravaggio.

Catedral de San Juan

Para volver desde el Fuerte, arriba del todo de la calle, bajaremos por otra calle (Mediterranean Street) para ver el antiguo Hospital de la Orden. El Palazzo di Cittá, la Castellanía (antigua Corte de Justicia y prisión para los caballeros de la Orden) y el Palacio Parisio, residencia de Napoleón cuando estuvo en la isla, son monumentos que no debes pasar por alto (Calle Merchant). Malta fue parte del imperio británico desde 1814, con el Tratado de París y se usaba como puerto de tránsito hacia la India. En 1964 consiguió su independencia manteniendo como soberana a la reina inglesa y en 1974 se transformó en república.

La Valeta

La moneda de Malta es el euro y los idiomas oficiales son el inglés y el maltés. Para comprar lo más típico son las filigranas de plata, mantelerías de encaje, réplicas del autobús tricolor de la ciudad, una de las flotas más antiguas de Europa, sin olvidarnos de los distintivos de la Orden de Malta con caballeros, armaduras y la famosa cruz maltesa. Por cierto, aquí está la fábrica Playmovil yo compré uno que era un Caballero de la Orden de Malta que en España no había visto, te lo digo por si te gustan o tienes hijos. Si quieres hacer alguna excursión por los alrededores te aconsejo Mdina, ciudad situada en el enclave mas alto de Malta, fundada por los templarios y con calles que son curvas para evitar ser vistos en caso de huida. En la Plaza Tritón también salen autobuses hacia Rabat, a las afueras de Mdina, con iglesias barrocas, una ciudad romana, las catacumbas de San Pablo y Santa Agatha o las cuatro cuevas donde se reflejan los corales, una de ellas la cueva azul, dicen que las sirenas cantaban para encantar a los navegantes.

Gruta Azul, Malta

Tienes también un servicio de ferris que comunican Malta con la isla de Gozo y Comino, los recorridos son sólo de 20 minutos. Otra opción es el servicio de taxis acuáticos, pero si vas a estar sólo de escala de crucero, con La Valeta tienes suficiente. Enlaces que te pueden interesar:

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Cruceros por el Mediterraneo Occidental, Puertos del Mediterraneo, Puertos Maritimos



Deja tu comentario