El puerto de San Petersburgo: información y excursiones

San Petersburgo

San Petersburgo se llamó Petrogrado y más tarde Leningrado hasta 1991 y fue el escenario principal de las revoluciones de 1905 y 1917. Está situada en el noroeste de Rusia y tiene más de 4 mil monumentos, 250 museos, 100 galerías de arte… así que en tu escala no sé si te dará tiempo ni a la mitad,  pero vamos a elegir algunas de las cosas imprescindibles. Hay cruceros que hacen escala de un sólo día, pero otros llegan hasta 3.

Las excursiones por libre resultan complicadas en San Petersburgo, aunque no imposibles. Si vas por tu cuenta necesitas haber tramitado un visado de tránsito en el consulado de Rusia de tu país. Te pedirán el billete del crucero con la escala en Rusia, los nombres de los pasajeros y los días de la escala (máximo 72 horas), además del pasaporte, una foto de carnet y rellenar el cuestionario del visado que te darán. Puedes informarte aquí. En caso de hacer la excursión organizada sólo necesitas el pasaporte, el billete del crucero y el ticket de la excursión. Hay un término medio que es contratar un guía ruso que además, se encarga de gestionar los visados. Es más caro, pero lo ves todo.

Los barcos atracan normalmente en el puerto industrial que está a 20 minutos en coche del centro de la ciudad y desde este punto de atraque hasta la salida del puerto hay que andar bastante y sólo se puede salir con el autobús de la excursión o en taxi. Algo que hace mucha gente y está bien que lo tengas en cuenta, es salir con el autobús que traslada a los trabajadores del puerto hasta la entrada del mismo.

Los sitios que deberías tener en cuenta en tu visita son: la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, el edificio más antiguo y con la aguja de su torre como símbolo de la ciudad. Lo mandó construir Pedro el Grande en 1703 y es la mejor conservada de Europa. En el interior está la catedral del mismo nombre con el panteón donde están enterrados los zares. Tampoco debes dejar de pasear por el Centro histórico, Patrimonio de la Humanidad, y visitar la Catedral de San Isaac, con una de las mayores cúpulas del mundo y la Iglesia de la Sangre Derramada.

Iglesia de la Sangre Derramada. San Petersburgo

En cuanto a los museos el Hermitage merece una, dos o tres visitas, es impresionante, si vas con guía mucho mejor. La colección del museo ocupa seis edificios situados a la orilla del río Neva, el más importante el Palacio de Invierno. Tiene más de 3 millones de obras repartidas en 400 salas y es una de las pinacotecas más grandes del mundo. En los museos de Rusia se puede hacer fotos, pero hay que pagar un suplemento.

Hermitage. San Petersburgo

A 30 kilómetros de San Petersburgo está Peterhof al que llaman Versalles ruso. Aquí Pedro el Grande organizaba unas fiestas de esas memorables y el palacio tiene cascadas que descienden alrededor de estatuas doradas (este agua va a parar al Báltico por un canal). Para llegar hasta aquí lo mejor es en barco, tardas una media hora y el billete te costará unos 18 euros ida y vuelta.

Palacio Peterhof. San Petersburgo

Si quieres hacer algunas compras lo más típico son las Matrioshka (muñecas típicas de madera), las cajitas pintadas y lacadas o vajillas de porcelana o madera decoradas. También puedes comprar caviar ruso: rojo o negro en cualquier supermercado, no aceptes las latas que te ofrezcan en la calle porque este producto es mejor cogerlo de la nevera.

Matrioshkas. San Petersburgo

Podrás comprar con euros en muchos sitios, pero es mejor que lleves billetes pequeños y vigiles el cambio, pero recuerda que podrás cambiar euros por rublos en las oficinas de cambio para turistas. 1 euro se cambia aproximadamente por 43 rublos.

MÁS INFORMACIÓN

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Cruceros por el Báltico, Cruceros por el Norte de Europa, Puertos del Báltico, Puertos Maritimos



Comentarios (1)

  1. Isabel dice:

    San Petersburgo es de verdad una ciudad preciosa

Deja tu comentario