Crucero por el Báltico a Estocolmo

Estocolmo

Cuando llegas a Estocolmo lo haces atravesando un archipiélago de miles de islas con casitas en las que no faltan sus embarcaderos, algunos islotes son tan pequeños que sólo cabe una cabaña. La capital sueca está construida en 14 islas unidas por puentes. Habitualmente el barco atraca en Stadsgarden aunque esta capital tiene varios puertos, así que para confirmarlo entra en stockholmcruises.

Desde este muelle puedes coger cualquier autobús rojo en la parada que está a 500 metros y bajar en la estación de metro de Slussen, que es la entrada sur a Gamla Stan, la ciudad medieval donde nació Estocolmo.

Tienes que saber que el billete del autobús se compra en una maquina que sólo acepta coronas suecas, así que será mejor que lo compres en la oficina de turismo que hay nada más bajar del barco para poder pagarlo con euros o tarjeta. También puedes comprar la stockholm card que incluye viajes ilimitados en transporte público, la entrada libre a 60 museos y una excursión de unos 50 minutos en barco rodeando un par de islas, si quieres hacer esta excursión es mejor que reserves los tickets con antelación para asegurarte una hora que te vaya bien.

Gamla Stan. Estocolmo

Si decides ir andando desde el puerto y no coger ningún autobús tardarás una media hora y teniendo en cuenta que el tiempo de la escala no es muy largo para todo lo que hay que ver, no te lo aconsejo eso sí, la mejor manera de recorrer el centro de Estocolmo es a pie.

Los lugares que no deberías perderte en Estocolmo son el Palacio Real, la Catedral, la Iglesia de Riddarholm donde están las tumbas de varios reyes suecos, el Ayuntamiento (1911-1923) con el Salón Azul y la Sala Dorada donde se celebra cada año el premio Nobel. Hay visitas guiadas todos los días.

Ayuntamiento de Estocolmo

Si quieres tomarte una copa en un bar con el interior de hielo podrás hacerlo en el Absolut Ice Bar que se encuentra en el Nordic Sea Hotel.

Fuera de la ciudad antigua podemos coger un ferry para ir a Djurgarden y visitar el Museo Vasa donde está la Fragata Vasa del siglo XVII y que fue el barco de guerra más poderoso de la época. También hay un museo al aire libre, Skansen, que es una especie de Suecia en miniatura

Museo Vasa. Estocolmo

Estocolmo es una de las capitales más bonitas del mundo y te dará pena no poder quedarte más tiempo porque la verdad es que la escala del crucero se hace corta o eso, o el famoso síndrome de Estocolmo.

PARA SABER MÁS…

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Cruceros por el Báltico, Puertos del Báltico, Puertos Maritimos



Deja tu comentario