El camarote, consejos esenciales para elegirlo

camarote

Los cruceros son hoy en día algo muy diferente de lo que solían ser: esos viajes para personas mayores y expertas en la navegación casi no se ven, y en cambio abundan las ofertas para jóvenes, familias y solteros que desean divertirse en sus vacaciones.

Son muchas las consideraciones que habrás de hacer si te embarcas en un viaje en crucero, y si se trata de tu primer crucero, entonces será mejor que te asesores bien. Desde luego, siempre hay cosas que uno aprende con la experiencia, pero hay otras que más vale conocer de antemano, porque los billetes, ya se sabe, no son económicos.

La elección del camarote en el que te hospedarás durante el viaje es uno de los puntos fundamentales al momento de hacer tu reserva. Y si bien puedes cambiar de opción después de haber reservado, esta posibilidad está obviamente sujeta a las plazas disponibles, y acarrea una modificación en el precio de tu billete.

Existen diferentes tipos de camarotes, aunque no todos los barcos los tienen a todos. Esto dependerá de la compañía de cruceros que contrates. Los principales tipos de camarotes son:

• los camarotes interiores, que no cuentan con ventana: son los más económicos, pero si eres algo claustrofóbico mejor ni pensar en ellos;
• los camarotes exteriores: tienen dimensiones similares a los interiores, pero a diferencia de ellos cuentan con una ventana o un ojo de buey. Consulta bien qué aberturas al exterior tienen para no llevarte sorpresas;
• los camarotes exteriores de calidad superior: suelen ser del mismo tamaño que los anteriores, pero tienen un balcón exterior que realmente hace una diferencia (tanto en la estadía como en el precio);
• las suites: aquí por fin cambian las dimensiones y tendrás más espacio para disfrutar. Suelen tener un balcón privado o terraza. Recuerda que en un barco, el espacio siempre se administra muy bien, y por ello cada metro cuadrado más que se asigne a tu camarote cuesta bastante dinero.

Al momento de elegir tu camarote, debes considerar que además de ascender notoriamente los precios a medida que aumenta la calidad, es probable que no te interese demasiado permanecer en el camarote durante mucho tiempo durante el día.

Si el viaje es breve, más vale aprovechar el dinero para otra cosa. Ahora, si es un viaje largo, en condiciones climáticas adversas y temperaturas bajas, o si por algún motivo planeas estar bajo techo mucho rato, entonces elegir un camarote cómodo y espacioso es una buena opción.

Foto Vía: Mucho viaje

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Informacion practica



Deja tu comentario